Carta abierta del Profesor Norberto Ramirez

A LAS AUTORIDADES Y MIEMBROS DE LA COMUNIDAD UNIVERSITARIA DE LA FACULTAD DE CIENCIAS ECONÓMICAS Y SOCIALES

Apreciados amigos:

Les hago llegar por este medio mi profundo agradecimiento, por la celebración de que he sido destinatario el pasado viernes 10 de mayo, y que me anima en grado sumo a iniciar una nueva etapa.

 

Es innumerable la cantidad de personas con quienes, en el curso de estas últimas casi cinco décadas, he interactuado directamente e indirectamente en el trabajo universitario y guardo gratitud a cada uno de ellos por el aprendizaje de vida que me brindaron. En particular, destaco a:

Las flamantes autoridades encabezadas por la decana y su equipo de trabajo, por la sensibilidad y respeto ante la decisión personal comunicada. A ellos les deseo y ya lo están experimentando, una fecunda labor de gestión.

Las distintas autoridades de la Facultad que le precedieron, a lo largo de los años.

El Sr. Rector y equipo de gobierno actual y anteriores de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

Las autoridades y representantes que se fueron sucediendo, del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Provincia de Buenos Aires, Delegación Gral. Pueyrredon.

Las diversas instituciones, organizaciones y personal del medio local y regional que colaboraron en tareas de cátedras, investigación y/o extensión.

Los integrantes de la comunidad universitaria que ya no están entre nosotros, entre quienes incluyo de manera especial a la que fuera mi esposa y docente de esta Facultad, todos ellos vivos en la memoria por el testimonio que dejaron en su compromiso con la Universidad.

Los que se hicieron presentes el viernes pasado, 10 de mayo, en el Aula Magna y a los que hicieron llegar salutaciones y afectos por distintos medios de comunicación.

Mi familia y amigos, alguno de dentro y otros fuera del ámbito universitario, quienes alentaron esperanzas y brindaron sostenimiento en los momentos difíciles y de dolor

La Providencia, que siempre nos protege, fortalece los buenos propósitos y nos colma de dones, más allá de nuestra capacidad de escucha, percepción o sentimiento.

El acto resultó una singular fiesta, un encuentro inusual donde disfruté de un regalo único y privilegiado, y donde recibí de estudiantes, docentes, graduados y personal administrativo, un testimonio pródigo de afecto, generosidad y hermosos recuerdos.

La distinción de que fui objeto me hace sentir muy afortunado y a la vez orgulloso de ser integrante de la Facultad. Sentí representar de alguna manera, a miembros de la comunidad que han hecho o vienen haciendo una fructífera tarea durante largo tiempo, y a quienes me resulta grato hacer extensivo el regalo recibido.

En el balance, es más lo aprendido que lo que pude haber investigado, transmitido como conocimiento o servido en cargos directivos: en los primeros años con la motivación del descubrimiento y el entusiasmo; en la etapa intermedia con la asunción de mayores responsabilidades, y la entrega a la causa universitaria, interrumpida intempestivamente y afortunadamente retomada; y en la últimos años, con la serenidad resultante de las experiencias capitalizadas.

Sé que pude haber cometido errores y/o desaciertos a lo largo del camino, sin intención es cierto, que sólo prueban mi condición humana. Pido, por ello, las disculpas de rigor.

Tal como lo dije el mismo viernes, quedo vinculado a Uds., ya que los seguiré acompañando desde otro sitio, en alguna tarea o misión concreta que las autoridades consideren pueda aportar.

A todos y a cada uno los estrecho en el corazón !!!

MUCHAS GRACIAS.

Norberto Luis Ramírez

 

 

{morfeo 11}